Realidad Aumentada: y al mundo le surge una interfaz

Si en la última década se apostó con escaso éxito por la realidad virtual, los próximos años apuntan a la realidad aumentada: superponer contenido (texto, vídeos, animaciones en 3D…) directamente sobre el mundo real.

La popularización de los smartphones, que incorporan GPS, acelerómetros, brújula y procesadores cada vez más potentes, está permitiendo a la realidad aumentada aterrizar en las manos del consumidor a un coste cercano a cero. Hoy por hoy, la información añadida a las imágenes reales son iconos y textos, pero habrá vídeos y animaciones en 3D.

La idea tiene todos los ingredientes para convertirse en un hit tecnológico. Eso si sobrevive a las expectativas: start-ups que en meses pasan del anonimato a grandes promesas, inversión de grandes fabricantes, asombro de los consumidores y las primeras predicciones de crecimiento desmesurado en volumen de negocio.

Revisando algunas de las más valoradas aplicaciones nos encontramos con cosas como Layar, Una star up  Holandesa que ha asentado una idea futurista a un mercado en expansión como es el de los smatphones.

«Utilizamos el GPS del móvil para determinar la localización de la persona y la brújula para saber hacia dónde está enfocando. Esto permite desplegar en la pantalla puntos de interés encima de la imagen real: restaurantes, cajeros, monumentos… lo que sea», Claire Boonstra, cofundadora de Layar.

En el mundo de la publicidad la realidad aumentada está haciendo estragos. Grandes marcas y entidades como Skoda, Axe, Discovery Channel, IKEA, Adidas, Lego etc. ya la han utilizado con éxito en diferentes campañas, donde podemos apreciar que no solo son creativamente enriquecedoras, si no que además tienen cierta utilidad (como en el caso de Lego o IKEA, que muestra el contenido y posibilidades del producto)


Como en todo sector que despega, la imaginación vuela. Si la realidad aumentada en el móvil es una realidad, en el futuro esta tecnología podría integrarse en el ojo humano.

Lo asegura un grupo de investigadores de ingeniería eléctrónica de la Universidad de Washington, en Seattle. Trabajan en desarrollar lentillas de contacto con circuitos LED integrados, comunicados por radiofrecuencia con un equipo externo. Según el responsable del proyecto, Babak Parviz, en varios años estas lentes podrían contener cientos de LED, que, conectados a Internet, emitirían imágenes, palabras y gráficos superpuestos en la imagen real. Olivier Audouze cree que es posible. «Ahora todo esto está en el laboratorio, pero hay grandes compañías invirtiendo».

Para los que siempre quisimos ser un T-800 nuestro sueño cada vez está más cerca.

Fuentes:
Wikipedia, ElPais.com, Codigo Visual, Pixfan.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s